martes, 24 de enero de 2012

Abraham Polonsky (1910-1999)



Cuando falleció a sus 88 años en Beverly Hills, el director Abraham Lincoln Polonsky no era muy conocido entre el gran público. Eso sí, para muchos cinéfilos había desaparecido una de los más desperdiciados talentos de Hollywod. Un cineasta subversivo, inteligente y representativo del mejor cine negro tuvo que “desaparecer” y pasar a encabezar la lista de cineastas malditos cuya memoria, aún hoy, esquiva el olvido.

Descendiente de familia de inmigrantes judíos rusos, creció en un ambiente de liberalismo ideológico y compromiso político. Estudia derecho llegando a ejercer durante unos años pero su verdadera pasión, la literatura, termina ocupando su tiempo. Escribe ensayos, novelas y guiones para la Radio y la Televisión, bajo una inquietud intelectual imparable que se interrumpe cuando se marcha a Europa a luchar en la II Guerra Mundial. A su regreso, bajo contrato con la Paramount escribe su primer guión, Golden Earrings (En las rayas de la mano, 1947) dirigido por Mitchell Leisen e interpretado por la gran estrella Marlene Dietrich. Perfecta carta de presentación antes de empezar con un puñado de grandes guiones. Escribe el guión de Body and Soul (Cuerpo y Alma, 1947), una de las grandes obras maestras tanto del género negro como de la filmografía de temática boxística. Su director Robert Rossen consigue plasmar con toda crudeza el relato de ambición y le reporta gran éxito a su guionista, que seguidamente dirige su primer largometraje.


Su “Ópera Prima”, Force of Evil (La fuerza del destino, 1948) confirmó su talento y se manifiesta hoy día como una de las más grandes obras maestras del cine. La influencia de este film en cineastas como Scorsese (que no duda en analizarla en su serie documental A Personal Journey through the American Movies) o Francis Ford Coppola resulta ineludible. Por ello, dejó de pasar inadvertida su colaboración con el actor de sus dos últimas películas. Bajo el seno de la Enterprise Productions, Polonsky y John Garfield realizaron un cine que denunciaba todo tipo de injusticias dentro de la sociedad norteamericana y que tampoco ayudó a la imagen que del director se tenía. No obstante, se le había añadido a la “lista negra” por pertenencia al Partido Comunista en la tristemente recordada “Caza de Brujas” (instigada por el ultraderechista senador Joe McCarthy). En Abril del 51, fue llamado a declarar por el Comité de Actividades Antiamericanas y su negativa a colaborar le condenó durante años al "ostracismo".


Al igual que la desaparición de su compañero John Garfield (en aquel momento gran estrella del cine) y otros tantos, este acontecimiento supuso una gran pérdida de talentos para el medio cinematográfico. Desde ese momento, pasó a firmar con seudónimo numerosos guiones para televisión y cine que le reportaron cierta estabilidad económica. Entre ellos figura Odds Against Tomorrow (Apuestas contra el mañana, 1959) que dirige Robert Wise y confirma nuevamente el nivel artístico de su guionista. No firmará con su nombre hasta 1968 en el film Madigan (Brigada homicida) y no volverá a dirigir un largometraje en 21 años. En ese momento, con el apoyo de Robert Redford (también intérprete) rueda Willie Boy is here (El valle del fugitivo, 1969). Western crepuscular y complejo, para muchos era un “Mr. Polonsky is Here” y demostró que su conciencia crítica se mantenía intacta. Toda una rareza, encarnizada reflexión sobre el racismo y violencia en un género que daba muestras de decadente agotamiento pero espléndida lucidez en manos de cineastas nada conformistas como Arthur Penn o Sydney Pollack.

El intento de Polonsky por regresar al oficio naufragó poco después. Dejando atrás la anecdótica novedad de su regreso, la intentona se enfrentó a un público diferente que demandaba otro tipo de producciones. Romance of a Horsethief (Romance de un ladrón de caballos, 1971), fue su último largometraje y puso fin a su escasa filmografía. Tres películas únicamente, pero pocos olvidan su obra maestra Force of Evil y la imagen del frío rostro de John Garfield envuelto en un denso y confuso blanco y negro. Un “Film-Noir” de visión obligatoria como muestra del cine que nunca se le permitió volver a rodar, claro está, toda una pérdida.

1 comentario:

  1. guiones como los de ODDS AGAINTS TOMORROW-pelicula no estrenada en ESPAÑA,CUALQUIER basura de gore o de descerebrados universitarios yankis en celo llega enseguida a ESPAÑA,pero esta joya desconocida un servidor solo la ha visto por tv de madrugada y en versión catalana,ya que fue emitida por tv-MADIGAN -un esplendido policiaco dirigido por donald siegel y protagonizado por el esplendido Richard wydmark,la pelicula dió pie a una secuela en forma de serie televisiva en 1973,donde el personaje volvia a la vida,ya que al final de MADIGAN pasaba a mejor vida-y sobre todo la dirección de EL VALLE DEL FUGITIVO un wenstern antiracista realmente soberbio,con una fotografia en panavisión deslumbrante y grandes interpretaciones de REDFORDM,BLAKE y la inolvidable-pero ahora olvidada-katherine Ross-sin olvidarme de la sensual SUSAN CLARK,demuestran la categoria profesional e ideologica de Abraham Polonsky,del cual no he tenido la suerte de ver FORCE OF EVIL,que imagino será una pelicula realmente deslumbrante

    ResponderEliminar