lunes, 23 de enero de 2012

Bobby Driscoll (1937-1968)



El 30 de marzo de 1968, dos niños que jugaban en un edificio desierto cerca de la avenida A en Nueva York, descubrieron el cadáver de un hombre joven, rodeado de objetos religiosos y basura. La policía registró el cuerpo y comprobó que no llevaba ninguna identificación. Los forenses realizaron un informe rutinario consignando que tenía huellas de pinchazos en los brazos y que sus vísceras correspondían a las de un anciano más que a las de un hombre que no parecía tener muchos más de 30 años. Se lo explicaron al recibir el análisis de sangre con restos de metedrina. Se le tomaron las huellas dactilares y fue enterrado en Hart Island, en una zona destinada a los cadáveres sin identificar. Se tardó más de un año y medio en saber que habían enterrado a Peter Pan.

Difícilmente, las nuevas generaciones podrán hacerse a la idea de lo famoso que pudo llegar a ser Bobby Driscoll, el "chico de oro" de Walt Disney. De niño protagonizó las películas más famosas de la productora, sirvió como modelo de animación, dio voz al personaje principal en Peter Pan (1953) y recibió un Premio Óscar Juvenil por sus trabajos. Por ello, en homenaje a tan singular personaje he confeccionado este copia/pega con un resumen de su azarosa vida, genial talento y trágico final.


Su verdadero nombre era Robert Cletus Driscoll y nació en Iowa. Era el hijo único de Cletus Driscoll, un vendedor e Isabelle Kratz Driscoll, una maestra. La familia vivía en Los Ángeles cuando un peluquero, amigo de la familia, dijo a sus padres que intentaran que el chico se dedicara al cine. El hijo de éste, actor ocasional, le consiguió una prueba en MGM para un pequeño papel en un drama familiar Lost Angel (1943). El director quedó impresionado por la curiosidad e inteligencia de Driscoll, de cinco años de edad y lo eligió entre otros cuarenta aspirantes. El breve debut de Driscoll le ayudó a conseguir importantes papeles en varias productoras hasta que Walt Disney le contrató para protagonizar La canción del sur (Song of the South, 1946). Este título convirtió a Driscoll en estrella infantil, discutiéndose la posibilidad de darle un Premio Óscar Juvenil. También participó en el segmento titulado Pecos Bill del film de animación Tiempo de Melodía (Melody time, 1948) y en otro largometraje mítico, Danny (So Dear to my heart, 1949). Las películas Danny y The Window (producción RKO) le valieron a Driscoll un Premio Óscar Juvenil en marzo de 1950.


Driscoll también fue escogido para encarnar a Jim Hawkins en la producción Disney La isla del tesoro (Treasure Island, 1950), basada en la obra homónima de Robert Louis Stevenson. Fue la primera cinta del estudio rodada completamente en imagen real. El trabajo de Driscoll en esta película le valió ganar una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en el 1560 de Vine Street. La isla del tesoro fue un éxito de taquilla a nivel internacional y gracias a ello se barajaron diversos proyectos a rodar con Driscoll, aunque no se materializaron. A veces la Disney lo dejaba en manos de otras productoras (como la RKO o la Horizon) pero eran proyectos de poca envergadura donde el chico era su principal interés. El último gran éxito de Driscoll sería Peter Pan (1953). Tras completarse, Disney afirmó que en ese momento veía a Driscoll más apropiado para interpretar a jóvenes matones que a personajes adorables. El salario del actor ascendía entonces a 1.750 dólares semanales, y acorde al mismo, tenía pocas ofertas de trabajo. Por otra parte, Driscoll se vio afectado por un intenso acné acompañando su entrada en la pubertad que hacía necesario que utilizara grandes cantidades de maquillaje en sus actuaciones. Finalmente, en marzo de 1953, la opción adicional para extender el contrato con Disney durante otros dos años se canceló y terminó la colaboración.


Driscoll se encontró con una creciente indiferencia por parte de los otros estudios de Hollywood. Todavía percibido como "el niño actor de Disney", era incapaz de conseguir papeles como un serio actor de carácter. A partir de ahí, el grueso de su trabajo fue televisivo, acompañado de algunas producciones radiofónicas. Tras dejar los estudios Disney, los padres de Driscoll le hicieron salir de la Hollywood Professional School, institución dirigida a actores infantiles y le mandaron a la pública University High School de Los Ángeles. Allí su rendimiento cayó notoriamente, fue ridiculizado por sus papeles cinematográficos y empezó a experimentar con las drogas. A petición suya, sus padres decidieron llevarle de nuevo al año siguiente a la Hollywood Professional School, donde se graduó. Sin embargo, su adicción iba en ascenso y en 1956 fue arrestado por primera vez por posesión de marihuana, aunque los cargos fueron retirados. En diciembre de 1956, Driscoll se fugó a México con su novia, Marilyn Jean Rush, con el fin de casarse y evitando de ese modo las objeciones de los padres de ambos. La pareja volvió a casarse en Los Ángeles en marzo de 1957 y tuvieron tres hijos, pero se divorciaron en 1960. Driscoll empezó a utilizar el nombre artístico de "Robert Driscoll" a fin de distanciarse de sus actuaciones anteriores. Finalmente consiguió dos papeles, que fueron sus últimas actuaciones cinematográficas.























Fue acusado de "alterar el orden" y de "asalto con un arma letal" tras agredir con una pistola a un alborotador que le insultó. Los cargos fueron retirados. Más adelante, en 1961, fue sentenciado por consumo de drogas e ingresado en un centro de rehabilitación en Chino (California). Cuando Driscoll dejó Chino a principios de 1962 ya fue incapaz de encontrar trabajo como actor. En 1965, un año después de finalizar su libertad condicional, fue a vivir a Nueva York, esperando reiniciar su carrera en el teatro de Broadway, pero no tuvo éxito. Entró a formar parte de The Factory, un estudio artístico fundado por Andy Warhol. En 1965 Driscoll hizo su última actuación conocida y a inicios de 1968 abandonó el estudio. Arruinado, desapareció en el subterráneo de Manhattan. Fue en Marzo de 1968 cuando dos muchachos encontraron su cuerpo en una casa deshabitada de East Village. El examen médico determinó que había fallecido a causa de un infarto agudo de miocardio motivado por la avanzada arterioesclerosis secundaria a una brutal adicción a la heroína. Año y medio después de su muerte, la madre de Driscoll pidió ayuda a los estudios Disney para localizarle, ya que su padre estaba a punto de fallecer y quería saber que había sido de él. Finalmente, gracias la productora y por mediación del Departamento de Policía de Nueva York, lo localizaron en una tumba para indigentes en Hart Island.

1 comentario:

  1. Estupendo post, no tenía ni idea. Muy interesante. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar